Carga de página web

Uno de los aspectos más importantes a la hora de diseñar una página web es que ésta tenga una vez terminada una rápida velocidad de carga. Esto cobra aún más importancia cada día puesto que la mitad de las visitas son realizadas a través del teléfono móvil y una carga lenta puede hacer que el usuario cierre el navegador.

Hoy os vamos a hablar de tres sencillos pasos que sin tener que cambiar la configuración del servidor harán que vuestra página cargue más rápido

1. Optimización de imágenes en tamaño y peso

Las imágenes o fotografías que subimos a la página web son los archivos de mayor peso y tendrán un gran impacto en la carga de la web. Para solucionarlo, se pueden hacer dos pasos:

  1. Dimensionar las imágenes a los píxeles que se mostrarán en la web.
  2. Reducirles el peso una vez editadas.

Aligeramos el peso de la fotografía

Una vez hemos editado la imagen a la resolución que será mostrada correctamente vamos a hacer que pese lo menos posible. Para ello podemos usar diferentes herramientas que harán que el peso descienda entre un 30 hasta un 80%. Algunas de ellas son gratuitas y no es necesarias instalarlas en el ordenador ya que funcionan desde su web. Podéis probar la herramienta TinyJPG la cual es la que recomendamos.

Edición de imagen

Salvo la sección de Galería (si la hay), no recomendamos poner más de 5 imágenes dentro de una misma página. También dependerá de la resolución puesto que si tenemos 3 de gran tamaño puede ser peor que 5 pequeñas. Es importante medir el peso total de las imágenes y que entre todas ellos pesen lo menos posible.

Las imágenes dimensionadas y optimizadas

Las fotografías o imágenes suelen ser el factor más impactante a la hora de la carga de una web. No sólo en cantidad de imágenes si no en el “peso” de las mismas. El peso lo mediremos en kilobytes y éste es mayor conforme mayor resolución tenga una imagen. Esos kilobytes son los que deben de descargarse en nuestro ordenador o teléfono cuando nos conectamos a una página web y por tanto el objetivo es que las imágenes estén muy optimizadas para que carguen rápido.

Limitar el número de imágenes por página

Al igual que las dimensiones o el peso también es necesario limitar el número de imágenes que mostraremos por cada sección. Dependiendo de qué se trate recomendamos no poner más de 7 u 8 imágenes. Esto es especialmente debido a la navegación con móvil que como decimos cada día cobra mayor importancia y la web debe de estar optimizada para este tipo de dispositivo.

2. Utilizar un servidor con buenas prestaciones

Todas las páginas web están alojadas en servidores, normalmente externos. Los servidores son ordenadores que alojan los ficheros necesarios para que funcione correctamente la página web y al mismo tiempo gestionan el intercambio de datos. Cuando alguien visita una web se produce un proceso de carga y descarga de datos entre el usuario y el servidor. Al ser hardware informático existen diferentes niveles según las prestaciones que necesitemos.

servidor web

El servidor donde alojemos los ficheros también tendrá un impacto en la carga dado que será el responsable de gestionar todo el envío de datos entre éste y el servidor. Usar servidores con procesadores de calidad, alta memoria ram y construidos sobre SSD tendrá un mejor impacto en el rendimiento y carga.

A mayor prestaciones la respuesta con el servidor será menor y al mismo tiempo tendrá más capacidad para gestionar datos. Imaginad una web con muchísimas visitas en donde muchos usuarios al mismo tiempo están constantemente subiendo y bajando datos. Necesitará un potente servidor para gestionar eso para que la velocidad de carga y descarga no sufra.

3. Evitar animaciones y efectos que consuman recursos

Sabemos lo atractivo que puede resultar que en la página web aparezcan ciertas animaciones que mejoren el efecto wow. Sin embargo, muchas de estas animaciones conllevan una mayor carga de trabajo y por tanto un mayor consumo en recursos. Este hecho se ve en la navegación desde el teléfono móvil los cuales no cuentan con las prestaciones de ordenadores más potentes. Nuestro consejo por tanto es evitar en la medida de lo posible este detalle y dejar la página lo más ligera en términos de efectos visuales.